sábado, 28 de febrero de 2009

¡Cuándo cuentes cuentos, cuenta cuantos tienes!


Lic. Psic. E. J. Jesús Villamil Alcántar*

pag.-1

Así comienza una frase muy usada en los rincones de lecturas ¡Cuando cuentes cuentos!, ¿Qué nos quiere decir? ¿Adonde pretende llevarnos? ¿Desde cuando y para qué se utiliza el cuento en la sociedad?
El cuento es la ilación de ideas que son el reflejo sintético de la palabra; las palabras surgen como cascadas en el torbellino de las emociones, las sensaciones, al descubrir el placer que produce la comunicación de sus ideas, producto de su imaginación y de sus fantasías.
“Los niños inventan al mundo: en lo que dicen, en lo que escriben, en lo que pintan” Frida Shultz.
Los cuentos populares presentes en la tradición oral de los pueblos, sobreviven gracias al lenguaje y por ende a la palabra; así, la palabra es el primer texto al que se enfrenta el ser humano.

“Un mundo habitado por palabras”

En el principio la palabra es amor...
En el vientre materno el niño aprende a distinguir la palabra, empezamos a ser leídos, en tanto somos descifrados.
Así también empezamos a leer, a interpretar los matices de la voz, a reconocer los distintos códigos: distingue la palabra suave, dulce, cariñosa, maternal, pero también aprende a distinguir la palabra dura, rasposa, agresiva, amenazante, absorbe del medio ambiente la palabra, las voces conocidas y los contextos en los que se tejen. A este acto le podemos llamar ya actos de lectura, “la lectura se define entonces como un proceso constructivo al reconocer que el significado no es propiedad del texto, si no que se construye mediante un proceso de transacción flexible en el que el lector le otorga sentido al texto.” (Piaget.)

El lenguaje familiar se convierte en el primer texto de lectura, al interpretar los matices afectivos en una gran diversidad de contextos, cumpliendo así la función informativa y la función expresiva del lenguaje.
De ahí la trascendencia de esos primeros años de lectura no alfabética en la formación de los futuros lectores.

Esto ocurre precisamente al reconocer la palabra en un nivel de juegos mentales, en la construcción del significado, al ir estableciendo ciertas analogías verbales y visuales, llegado a este punto la idea surge de la “condensación de imágenes” (Freud).

Volvamos al texto de Gianni Rodari “Gramática de la fantasía” : ¿Qué atmósfera se crea cuando el padre intenta “apagar” al “niño lamparita”?
O bien, al igual que la piedra en el estanque que cuando cae en la superficie del agua, las ondas concéntricas no solo se forman en la superficie si no que también lo hacen hacia abajo, atravesando distintos niveles de experiencias.
¿Cómo se apaga una lamparita? ¿Qué gestos y movimientos se realizan para apagar la lamparita?. El conocimiento que de esto se tiene es fundamental, el conocimiento pasa de la cabeza, a las orejas, a la nariz, el ombligo, etc.; lo que nos da el conocimiento del cuerpo.

El cuerpo permite participar en el colectivo, en este punto los niños empiezan a manejar el pensamiento lógico embrionario, a este ciclo llamado el semántico es el más importante ya que son palabras y su significado en ese sentido es realidad fantasía.

El proceso que desde la familia se da en forma natural para hacerlo encajar en los rigurosos patrones formales de lo correcto del buen decir y de la pronunciación según los modelos, la secuencia establecida al ejemplo, de ese oso se asea así, afuera de la cartilla se queda el mundo de los juegos, de la emoción de los cuentos fantásticos, de los códigos secretos de media lengua, así se establece la frontera entre la palabra permitida y aquella infantil que “sólo sirve para jugar” (pero que nos pertenece).

2 comentarios:

HUMBERTO dijo...

Acabo de descubrir este interesante blog,lo recomendaré con mis compañeros docentes, que laboramos en lo alto de la Sierra Madre Occidental del estado de Durango.

Si me permites Micaela los invitamos a formar parte de www.puroscuentos.com.mx ojala nos veamos algún día por allá,bye.

piratamil dijo...

una pagina de gran ayuda a los docentes que buscan ideas para el acompañamiento